En la mayoría de celebraciones, reuniones familiares o de amigos siempre ha estado presente una buena barbacoa.

Es una elección perfecta para disfrutar de la comida al aire libre y la compañía de todos los presentes en el evento. Incluso las mascotas, como los perros, seguro que se apuntan a la fiesta.

Ahora bien, esta vez te ha tocado hacer a ti la parrilla y te ves un poco verde en el tema. No te preocupes. A continuación te mostramos Trucos y consejos para una buena parrillada.

Como en todos los eventos el primer paso es sencillo y fundamental y es conocer las siguientes cuestiones.

El número de comensales.

La fuente de calor

Que piezas elegir de carne

Adobar la carne?

Tener mucho cuidado si hay niños comentárselo siempre al carnicero!!

Preparación de la carne.

Acompañamiento.

La hora de limpiar ¡!! Ninguna gana verdad?

Os dejamos también una tabla de referencia de tiempos y terminos de cocción

Término

Temperatura

Inglés Hasta 46 grados
Rojo 48-50 grados
Medio Rojo 52 a 54 grados
Medio 56-58 grados
Al Punto 65-67
Bien Cocido 71 grados

EL FUEGO

El secreto para un buen fuego no es otro que la paciencia y el seleccionar una buena leña, y en caso de usar carbón de base que sea de buena calidad, este no suelta chispas que luego manchan la carne, en caso de querer añadir aromas a través de hojas de frutos o los propios frutos estos se añaden al final de la preparación de las brasas poco antes de colocar la carne, ya que el humo impregnara de sabor y aroma a la parrilla. Tener en cuenta que la parrilla no debe colocarse muy cerca de las brasas para que la carne quede cocinada homogéneamente si o se quemaría por fuera y por dentro no llegaría a cocinarse. Uno de los errores más comunes al hacer una parrillada es el de poner el fuego fuerte al comienzo. Pero se recomienda poner la carne con poco fuego para que vaya tomando temperatura de forma uniforme.

COCCIÓN, CORTES DE CARNES Y VARIEDAD.

A pesar de que no va a  haber siempre un lugar específico donde colocar las carnes sí que se recomienda colocarlos estratégicamente según el corte y el tiempo de cocción. Cuando las brasas están blancas se puede poner la carne. Recomendamos también tener la carne a temperatura ambiente al menos una hora antes de asarla.

Las salchichas parrilleras, chorizos y morcillas son de cocción rápida, por lo que se colocan al final. Lo primero que debe cocinarse son los cortes con hueso, estos se pueden colocar donde este la brasa más viva, y donde este más suave, para a cocinarse a fuego lento colocaremos los más gordos. Decir que nosotros lo hacemos así para comerlo todo junto, las carnes que van saliendo se van colocando en una olla cerca del calor para que no se enfríen, muchos parrilleros recomiendan ir sirviendo primero las carnes de cocción rápida para que los comensales coman mientras se preparan las carnes de cocción más lenta, es otra opción, pero nosotros preferimos sentarnos a la mesa y disfrutar de toda la carne y de la compañía del parrillero del día.

ADEREZO

Nosotros creemos que lo mejor es cocinar la carne sin ningún tipo de aderezo, y que luego cada comensal elija si quiere añadir  algún tipo de salsa, pero los adobos clásicos de ajo y perejil con un poco de pimienta también nos gusta este en su justa medida potencia el sabor de las carnes sin enmascarar sus sabores naturales. También podéis meter alguna hierba aromática como romero o tomillo en los laterales de la barbacoa para que estas hierbas den un toque a la carne. El tema de las salsas es un mundo aparte tenemos numerosas opciones de las cuales os iremos dejando recetas para alegrar la carne, pero preferimos añadirlas siempre una vez cocinada y que cada uno le añada a su gusto, más dulces, más picantes, más consistentes, en la variedad está el gusto.

Otra cuestión importante es la SAL y es que en este caso somos tajantes, no añadirla hasta que la carne este sellada, ya que si no perderá jugo y se quedara seca, con el calor del final es más que suficiente para que esta se impregne en la carne.

RACIÓN/CANTIDADES

En cuanto a las raciones se debe calcular 350-400 g de carne por persona,  aproximadamente. Nosotros siempre contamos así ½ chorizo y ½  salchicha de cada tipo por persona, un trozo de pollo, un trozo de costilla de cerdo y un trozo de ternera (de vuestra preferencia). Para 10 personas por ejemplo 5 salchichas y chorizo de cada tipo, 5 tiras de costilla si son pequeñas, 5 zancos de pollo (nos darán 5 muslos y 5 contra muslos para que haya para todos los gustos) y las costillas de ternera o las piezas de ternera como suelen ser más grandes 3 suelen llegar. Esto es un ejemplo, luego dependerá de las carnes que más os gusten, la cantidad de guarnición que hagáis y lo comilon@s o no que seáis, pero así tenéis una referencia. En nuestro caso si sobra mejor, siempre hay un peludo que sale beneficiado ese día y lo disfruta como el que más!!

GUARNICIONES Y SALSAS.

No pueden faltar unas buenas patatas fritas o asadas, las ensaladas y si nos ponemos incluso una parrillada de verduras, sobre todo en el caso de haber gente poco carnívora o algún vegetariano, esto hara que sea una comida balanceada nutricionalmente y que no nos aburra comer solo carne. Si hacemos las patatas asadas será lo primero que habrá que poner ya que mínimo 30-40 min les llevara cocinarse, os recomendamos que hagáis un corte trasversal sin llegar a cortarlas y ahí pondremos la sal aceite oliva y un poco de ajito y perejil o las hierbas que prefiráis, las taparemos con el papel de aluminio y se cocinaran absorbiendo el sabor del aderezo. También podemos animaros a hacer un gazpachito o un salmorejo para ir abriendo boca, poner unos encurtidos mientras se prepara la carne, recordemos que una parrillada es 50% comer 50% acto social así que no dejemos sol@ al/la parriller@ y disfrutemos de la compañía y de la comida.

En cuanto a las salsas el mercado tiene una amplia gama de variedades pero como lo natural no hay nada animémonos a tener nuestras salsas para parrilla en casa, chimichurris, mojos rojo o verde, salsa barbacoa lo que más os gusten, en nuestra receta de (link) os dejamos una deliciosa salsa válida para todas las carnes y que dura mucho en nevera.

APAGADO DE BRASAS Y LIMPIEZA

Cuando termine la barbacoa, tener en cuenta que aunque las brasas parezcan apagadas, probablemente tengan aún mucho calor. Si la barbacoa tiene tapa, dejarla puesta para ahogar el fuego. Si no, apartar el carbón y leña que no se hayan quemado y esperar a que se apaguen las brasas. Es mejor no apagar con agua, pero si hay que dejar la parrilla sola a la hora de ir a comer tendremos  lo haremos.

En cuanto a la limpieza de la parrilla a provechando que aún tiene temperatura, podemos pasar un estropajo metálico para dejar cada una de las láminas como nueva. Es mucho más fácil hacerlo en caliente ya que la grasa se desprenderá mucho más fácilmente.

Añadir a favoritos